"ABAD - ACUÑA"




1 - "Abad Emilio"
Los festejos organizados para conmemorar el centenario del nacimiento de Bolívar, en Julio de 1883 se representan en Azogues el drama en tres actos “El primer grito de la Independencia” y el sainete “Los percances de un solterón”, piezas ambas brotadas de la fácil y fecunda pluma de don Emilio Abad, a quién también se deben a numerosos trabajos del mismo género. 

2 - "Abad Eloy M."
Sacerdote Cuencano

3 - "Abad Carlos A."
Intendente de Policía Azogues 1925

4 - "Abad Tapia César"
Lcdo en Jurisprudencia
Doctor en Jurisprudencia – 24 de Marzo de 1934

5 - "Abad Sebastian Luis"
El P. Sebastián Luis Abad nació en Guayaquil, en 1648, y murió en Quito en 1727 (20), subió a estudiar en el Seminario de San Luis y de allí pasó al noviciado de los jesuitas. Fue profesor de la Universidad de San Gregorio de filosofía – lógica, cosmología y psicología y de teología, curso sobre Aristóteles comenzado en 1679 fue recogido en 1730. Al año siguiente se redactó la segunda parte; philosophia Naturalis tripartita secunda pars in duos libros Aristotelis de Ortu et interitu (99 hojas en cuarto), la empresa siguió con una obra de síntesis: “Enodatio compendiaria in Vniversam Aristotelis physica” (141 hojas en cuarto). En 1681 , el P. Abad enseñó el curso de psicología racional y entonces trabajó la tercera parte de su filosofía aristotélica: “PIL Naturalis Tripartitae 3ª pars in tres libros Aristotelis de Anima”. Por fin, de un curso de 1690, nos queda su “Tractatus de restitutione” (60 hojas en cuarto).

Profesor de Filosofía de la Universidad de San Gregorio Magno, Quito, 1679 – 1682 (Ecuatoriano)

6 - "Abad Serrano Miguel"
Doctor en Jurisprudencia
Abogado en 1858
Ministro de la Corte Superior de Azuay
Ministro de la Corte Superior de Manabí
Presidente corte Superior Manabí en 1889
Falleció Febrero de 1909

7 - "Abad Serrano Manuel"
Doctor en Jurisprudencia
Ministro de la Corte Superior de Azuay en 1897 – 1898

8 - "Abad Serrano Juan"
Nació en la ciudad de Cuenca
Fue incardinado en la Diócesis de Guayaquil el 28 de Febrero de 1879. Fue nombrado enseguida Capellán de Coro. En ese cargo fue ratificado el 16 de Febrero de 1889.

El 23 de Enero de 1881 al 5 de Junio del mismo año estuvo de Cura en Portoviejo. De nuevo desde Marzo de 1882 hasta el 5 de Septiembre de 1885 fue Cura de la Capital Manabita, en la Iglesia Catedral. En esta última fecha fue suspendido en sus funciones ministeriales por el Obispo de esa Diócesis, Monseñor Pedro Schumacher, a causa de su comportamiento.

De Julio 12 de 1886 al 30 de Octubre del mismo año fue Cura Interino de Balao. Del 23 de Abril de 1887 al 27 de Diciembre del mismo año fue cura de Babahoyo.

Vuelve a ser párroco de Nuestra Señora de las Mercedes de Babahoyo del 26 de Mayo de 1891 al 30 de Enero de 1892.

El 27 de Octubre de 1917 hace de Subdiácono en el Sacramento de la salud que al Rvmo. Sr. Dr. Mateo R. Viñuela administra, en Guayaquil, el Rvmo. Sr. Canónigo Cura de la Catedral, Dr. Jorge I. García.
El 20 de Abril de 1918 es miembro de la Junta Administrativa del Seminario Menor de Guayaquil. Su hermano Antonio Abad Serrano fu sacerdote Mercedario.

El Rvmo. Sr. Espinoza Mendieta afirma que falleció muy anciano.

9 - "Abad Piedra Carlos"
Lcdo. Jurisprudencia
Doctor en Jurisprudencia – 5 de Abril de 1905

10 - "Abad Pesantes Gerardo"
Nació en Cuenca – 12 de Febrero de 1906
Licenciado en Medicina – 6 de Octubre de 1936
Médico el 20 de Enero de 1937

11 - "Abad Sebastián Luis S.J."
En 1681 comenzó a dictar un curso de Artes en la Universidad de San Gregorio de Quito. Allí explicó por primera ocasión en la audiencia la diferencia entre lo racional y lo revelado, deslindando dentro de los estrechos límites de la escolástica, lo filosófico de lo científico. Fue autor de Philosophiae Naturalis tripartitae, 1°, 2° y 3° parte 156.27 y 59 folios originales en el archivo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

12 - "Abad Jáuregui Tomás"
Falleció el 16 de Agosto de 1943

13 - "Abad Jáuregui Armando"
Doctor en Jurisprudencia el 22 de Septiembre de 1891
Director de estudios de Azogues en 1912
Ministro de la Corte Superior de Portoviejo en 1929
Presidente de la Corte Superior de Portoviejo en 1931
Nació en Cuenca el 6 de Mayo de 1869
Colaborador del Periódico “El Derecho” en 1896, Cuenca
Colaborador del Periódico “El Mensajero” en 1897, Cuenca

14 - "Abad Jáuregui Camilo"
Escribano público Bolívar – 1930
Doctor Jurisprudencia
Abogado – 21 de Marzo de 1923

15 - "Abad Grijalva Gonzalo"
En 1963 miembros del Gabinete del Dr. Carlos Julio Arosemena Monroy: Ministro de Educación Sr. Gonzalo Abad Grijalva.

16 - "Abad Estrella Mariano"
Farmacéutico 
Falleció el 29 de Septiembre de 1909

Nace pobre y queda huérfano a los pocos años. Sus apellidos legítimos de Abad Torres, los cambia por el de Estrella, en reconocimiento a una señora Estrella que le prohijó. Después de sus primeros estudios se traslada a Latacunga, a la famosa Escuela de Química del Dr. Cásola, fundada por García Moreno; y regresa con su título de Farmacéutico a luchar por el pan cotidiano, pero más a dedicarse al servicio de sus semejantes…Funda la casa de Temperancia, cediéndola de sus haberes, en procura de tratamiento para sus prójimos caídos bajo las redes del alcoholismo. Funda la conferencia de San Vicente, uno de cuyos miembros más activos es sin duda él, se dedica a todas las obras de caridad que de su Institución dependían. Se dedica después la construcción del Leprosorio de Miraflores, en donde Mariano Estrella resplandece como el verdadero apóstol de sus enfermos. Hemos dicho ya, que hacía hasta de obrero de la construcción; que decir después de los demás deberes que como a primer Director del Leprocomio le estaban encomendados. Bástenos el siguiente dato para conocerle: Se termina ya la construcción del hospicio de Miraflores, y el mismo se dirige al Jordán para traer a los enfermos, como si se tratase de miembros de su familia; y como después de varios días de viaje, llegaron un día, ya tarde, a Cuenca, y no pudieran seguir ese mismo día a Miraflores, cede su casa de habitación para que allí pernocten los infelices leprosos. No le importó las huellas que al siguiente día dejarían en las paredes de su propia habitación; Mariano Estrella, no podía dejar a sus enfermos a la intemperie.

Bueno si alguien no lo ha hecho antes, hay que declararle el médico (Honoris Causa) más apostólico que ha tenido el Azuay.

17 - "Abad Estrella José María"
Miembro fundador del Liceo de la juventud 1873

18 - "Abad Cordero Gabriel"
Doctor en Jurisprudencia
Abogado

19 - "Abad Tomás"
La Universidad del Azuay se separa en 1892 del edificio que tenía en el Colegio Nacional de Cuenca, se crean las Facultades de Ciencias y de Farmacia, todo en tiempo de la administración del doctor Luis Cordero en 1893. La facultad de Medicina tuvo el siguiente profesorado: Decano Doctor Miguel Moreno, Profesores: Doctores Nicolás Sojos, José Alvera, Luis A. Loyola, Tomás Abad y Eugenio Malo T.

20 - "Abad de Cepeda Diego"
El P. Diego Abad de Cepeda (1637 – 1708), Riobambeño, ingresó en la Orden Jesuíta en 1655 y profesó en 1672. Por nueve años fue predicador; fue también rector de Popayán. Leyó en San Gregorio los cursos teológicos de Dios Uno y de Verbo encarnado. De esta docencia de teología dogmática nos han quedado cuatro tratados: “Tractatus de Divina Esentia, Divinisque Attributis”, “Tractatus de Deo auxiliante sive de divinis auxilus gratis a Deo collatis” (curso tomado en 1700 por el alumno Antonio Aldana), “Tractat scientia media” y “De nara furi et dexistentia illius ab aeterno” (De un curso dado desde Julio de 1700) (18). Fue más tarde profesor de teología moral y su docencia se tradujo en nuevos textos. Un curso sobre los contratos, iniciado en 1674, se recogió en el tratado “De contractibus tam in genere, quam in specie, eorumque obligatione”, 104 hojas en cuarto. Al “De contractibus” siguió un “De legatgis”, y dos años más tarde, un tratado de los pecados: “Tractatus de peccatis Virtuti oppositis”.

Profesor de Filosofía de la Universidad de San Gregorio, Quito, 1670 – 1673 (Ecuatoriano de Cuenca).

21 - "Acuña Alberto de"
En 1627 es designado por el Virrey del Perú, Conde de Chinchón, para suceder en la plaza de Oydor de la Real Audiencia de Quito, al Dr. Juan Jiménez de Montalvo que súbitamente murió en Lima cuando se aprestaba a partir para dicha ciudad. No aceptó el cargo y fue reemplazado por el Dr. Galdós de Valencia, que se trasladó en 1629.

22 - "Acosta Pedro"
Graduado en medicina ejerció en Quito a comienzos de la segunda mitad del siglo XVIII, se le concedió permiso de ejercer en 1740.

23 - "Acosta Mariano"
Médico, fue designado examinador sinodal para que se diese cuenta de la capacidad y saber de los eclesiásticos de la diócesis.

24 - "Acosta Manuel Antonio"
En 1742 – Guayaquil, tampoco se le permitió ejercer su oficio a don Manuel Antonio Acosta, pese a que mostró 5 certificaciones de 5 distintas personas que lo habían visto curar como médico, ya que no pudo exhibir título alguno.

25 - "Acosta Joaquín"
En 1838 cuando el Coronel Colombiano Joaquín Acosta estuvo aquí, en septiembre, tratando de comprar una goleta para enviarla al Gobernador de Panamá, aunque tenía un presupuesto total de 15 mil pesos, pretendía realizar la compra en 6 a 8 mil pesos, pero tenía dificultades, que él consideraba que provenía del Gobierno Ecuatoriano que contando con solo 2 goletas de 60 toneladas, no deseaba que Colombia aumentase su escuadra en el Pacífico.

Cuando consultó con Illingworth, sin embargo, éste le sugirió que mejor era construir un nuevo buque que adaptar un mercante, que requería serenarse cada 6 a 8 años. Hasta que llegó a aconsejar que lo fabricase en los Estados Unidos, como 2 Guayaquileños que se encontraban en esos momentos en Baltimore, construyendo un Buque. Luzarraga fue quien lo había interesado originalmente, ofreciendo buscar un constructor que ejecutaría la obra por los 15 mil pesos, en el plazo de 6 meses, y le pedía entregar la mitad del valor adelantado.

26 - "Acosta José"
Después de Jambelí la escuadrilla se detuvo en la isla Puna en Junio 1865 donde desembarco García Moreno y buscó como descansar de sus fatigas. Ya habían pasado alguna horas del triunfo. Pidió la lista de los prisioneros. Ya formada de antemano, mandó les desembarcaran uno por uno y en el acto que desembarcaban, eran fusilados. En Puna fusiló a doce: he aquí los nombres: El capitán de Fragata José María Robles, Buenaventura Vallejo, Joaquín Franco, José Acosta, José Leal, Nicanor Vásquez, Ambrosio Baquerizo, N. Palma, Manuel Vera, Cayetano Fuentes, Los restantes fueron bogas de las chatas y de cuyos nombres los asesinos no tuvieron cuidado de informarse.

27 - "Acosta Antonio"
Quien en 1887 publicó un librito de versos titulado “El Derrumbe del Tahuando”, que contiene 33 poemas de índole diversa.

28 - "Acosta Vanegas José Domingo"
Nació en Bogotá y graduado de Dentista en esa Universidad, pasó a Cuenca en 1943, recién graduado, vino en gira por las principales ciudades del Ecuador y se instaló en Cuenca, pronto adquirió prestigio como verdadero maestro en la actividad de su ramo, pues a su esmerada, preparación científica, unía una prodigiosa habilidad para muchas artes manuales y pronto fue tenido y reputado como el mejor dentista de Cuenca.

De talento vivo e ingenio oportuno, siempre jovial, de amena charla mezclada de finura y agudeza era la encarnación del colombiano culto, del paisa andaluz de América Casó con Julia Crespo Pozo y tuvo descendencia. Pese a su condición de extranjero la Universidad de Cuenca le llamó de Profesor. Amigo del Dr. Vicente Cuesta, le iba a buscar diariamente a su oficina, con la sonrisa habitual, llena de cariño, con su infaltable broma. Ni saludaba de entrada ni se despedía a la salida, esa era su rara costumbre.

Introdujo novísimos trabajos en prótesis dental. Estaba en el balcón de la Hostería cuando vio a una joven de quince años y le tiró el humo de su habano en gesto de coquetería pueril. Después se casarían. Al final de sus días se volvió casi un cenobita y solo visitaba al Dr. Cuesta.

29 - "Acosta Yépez Francisco"
En 1963 miembros del Gabinete del Dr. Carlos Julio Arosemena Monroy: Ministro de Relaciones Exteriores Dr. Francisco Acosta Yépez.

30 - "Acosta Yépez Mariano"
Refiriéndose a la labor del Doctor Acosta Yépez, escribió su biógrafo, don Abelardo Moncayo: “En lo moral, intelectual y material mucho, muchísimo debe el seminario de Ibarra al espíritu reformador y pulcrísimo del Dr. Acosta, pero en donde éste dejó para siempre esculpido su nombre es en el Colegio Nacional, levantado por él y como por encanto, con el nombre de San Alfonso….Y ved aquí el lauro más glorioso del Dr. Acosta: casi treinta años de no interrumpida labor en pro de la juventud de su patria, es el timbre más envidiable con que él se impone al amor y a la gratitud de sus contemporáneos y a la posteridad. Profesor y rector a la vez en aquel lapso de tiempo: reformador eficaz de un colegio antiguo y creador de otro nuevo y de más esperanza, la huella del Dr. Acosta en el progreso intelectual de sus coterráneos, será indeleble”. Preocupación del Hmo. Señor Iturralde había sido la organización del seminario, bajo la acertada dirección del Doctor Mariano Acosta, quien estuvo al frente de la institución desde 1869 hasta 1873 y luego desde 1876 hasta 1883. Bajo de un edificio cómodo y decente. Con el fin de garantizar la unidad y continuidad en la dirección de los alumnos resolvió entregar el establecimiento a los padres Lazaristas; lo cual ocasionó la separación definitiva del Doctor Mariano Acosta del Rectorado del Seminario de San Diego.

31 - "Acosta Soberon"
1912 – Dignísimo gerente del Banco del Pichincha, hombre de bien y curuchupa a carta cabal, que en días de redención y Andrade – marinismo, vuelve a emprender el áspero camino, que corrió errante en sus primeros años, cuando andanzas parecidas de conspiradores y conjuraciones, en la primera dictadura del Sr. Alfaro, le hicieron conocer un barco el mar y la ciudad de Lima, en viaje de instrucción y recreo.

32 - "Acosta Lasso Luis Felipe"
Luis Felipe Acosta Lasso, años más tarde se le verá siempre en las fiestas Lasallanas de la capilla de El Cebollar, y con otros compañeros formará parte del prestigioso círculo La Salle, obra apostolado donde vibran las mejores inquietudes de labor social.

Luis Felipe es el modelo del hogar. Renuncia al matrimonio por atender con abnegada solicitud a su madre enferma y utiliza sus pequeños ahorros de cobrador de la Empresa de luz eléctrica en agasajos a los niños pobres. Es el cantor principal del coro de la Dolorosa y el asiduo acompañante de la imagen de la Virgen del Quinche cuando llega a la capital. Se diría que las enseñanzas de su maestro, el Lirio Azuayo, Hno. Miguel alumbran su sendero y tan solo se preocupa en escalar las cimas de la santidad. Silicios y tormentos circuyen la envoltura corporal del héroe ignoto. Muere en opinión de santidad “El 19 de marzo de 1941 La prensa Ecuatoriana dedícale elogios artículos”. “Un modesto empleado de la Empresa Eléctrica de Quito, dice: “El Día”, rindió la jornada de su vida en olor de santidad”.

Nadie sabía nada relativo a los tesoros morales de este noble corazón. Después de su muerte se ha descubierto que su sueldo empleaba en ayudar a la educación.

33 - "Acosta Solís Misael"
Seguramente no hay ecuatoriano que haya escrito tanto, investigado, tanto y recorrido sabanas, selvas, páramos y montañas de nuestra patria y que, a poco de cumplir 80 años, planifique a futuro la redacción y publicación de otros tantos volúmenes científicos, la ascensión al Chimborazo, la elaboración 62 mil fichas bibliográficas y de otras 22 mil para su herbario. Seguramente ningún Ecuatoriano ha dado a conocer mundialmente al país como lo ha hecho este Ambateño. ¿Quién es Misael Acosta Solis?. ¿De dónde extrae esa energía? ¿Cuál ha sido su aporte al mundo de la ciencia?

“Soy naturalista de nacimiento, desde chico coleccionaba hojas, caracoles, conchas, raíces…cuando se podía recolectar”, cuenta don Misael mientras me concede la oportunidad excepcional de ingresar por unas horas en el mundo fascinante en el que vive; alimentándose por épocas sólo de maíz tostado en tiesto sin grasa, de capulíes y chochos, acostándose con papel y lápiz en la mano y despertándose sobresaltado cuando le vence el sueño por más de tres horas, “porque tengo susto de no terminar a tiempo los tres últimos volúmenes de la Enciclopedia de Botánica Económica que debo entregar al Banco Central”. Esta tiene 5.000 páginas de texto, grabados y fotografías y por la que le pagan cincuenta mil sucres mensuales durante las 36 meses que dura el contrato, como él dice: “Un chofer del banco gana S/. 85.000”.

Profeta de la ecología
A fines de 1920 deja su terruño, Ambato, para obtener en la universidad Central su doctorado en Ciencias Naturales convirtiéndose en el primer doctor en esta especialidad de este siglo. Hoy posee la biblioteca de Ciencias Naturales más grandes del país y aspira llenar 62.000 fichas bibliográficas antes de vendérsela al Banco Central.

Desde hace medio siglo el científico viene predicando en la mente desierta de sus coterráneos, la propagación dirigida de las especies nativas que deben poblar los páramos, las sabanas, la selva oriental, para evitar la destrucción de nuestra ecología. “A los cincuenta años de campaña, han comenzado los técnicos de varias entidades particulares (extranjeras y nacionales), a ensayar la reproducción de algunas especies andinas, como: pantzas, quinuas o yaguales, el arrayán, los alisos. En la costa dos compañías extranjeras van a retomar la siembra de la tagua; se descubrió que el fruto tierno es buen forraje”.

Su preocupación por la erosión de algunas zonas del callejón interandino y la desertización de la Península de Santa Elena le llevó a experimentar en su única propiedad, una finca situada en la línea equinoccial, la adaptación de plantas para proteger los suelos secos.

Desde hace cuarenta años viene advirtiendo que es un error sembrar eucaliptos y sauces donde no hay capas freáticas bajo tierra. La chilca, el molle, el chamano por tener potentes sistemas radiculares son los mejores y el sigse, con sus raíces cual cabelleras de mujer, es ideal.

Investiga el fenómeno de la erosión y descubre un cuarto elemento que la produce: el sol (patentada mundialmente y denominada por la erosión heliólica). “Observé que el soles allí tan fuerte y tan potente que al calentar en la mañana las laderas (graníticas o arenosas), al mediodía se dilatan las partículas y empieza a resbalar la tierra, completando la erosión el viento”. El maestro habla tratando de ganarle a la velocidad de la luz, con excelente sintaxis, precisión de fechas y nomenclatura griega y latina, posee además una memoria fotográfica. “La gente no cae en cuenta que en el Ecuador nacieron dos ciencias: la fitogeografía y la vulcanología”. La primera por la expedición de Humboldt y la segunda cuando vinieron dos alemanes, Wilhelm Reiss y Adolf Stübell (187C) a estudiar los volcanes. (Acosta posee el único ejemplar de este trabajo y lo está haciendo traducir del alemán al castellano).

Subía montañas como perro
En 1986 ascendió el Carihuairazo, en el 87 Tungurahua, en el 88 hasta el refugio del Cayambe.
“Hemos recogido y recolectado plantas, sacado altitudes, pero como los años no perdonan he notado que en los últimos tiempos, ya me he cansado. Toda la vida que subía montañas iba, como decían los alemanes, como perro, siempre adelante. ‘Espere, espere, no se adelante’, me decían y yo seguía adelante. ¡Suban!, les gritaba yo, no descansen porque es malo hacerlo en medio de una ascensión”. Tiene una salud de hierro y ha enterrado a algunos de sus coexpedicionarios que murieron sobre el caballo por efectos del soroche o de la papacara. “Pero noto que al cumplir los 80 años la respiración, el esfuerzo es mayor. El último refugio que tendré que subir a fines de este año, es el de Whimper del Chimborazo, cuando termine el octavo volumen de la obra que estoy escribiendo”.

La etapa decisiva fue cuando lo designaron jefe de expediciones de la oficina de guerra económica de la embajada de los Estados Unidos (1941 – 1945). Don Misael tuvo la misión de detectar los sembríos de chinchona o cascarilla de los países andinos, para extraer la quinina que los aliados necesitaban de urgencia.
“Antes de viajar me preparaba leyendo a los cronistas, por allí leí que los mercedarios habían explotado caucho hace 200 años detrás del Cayambe y, donde hay caucho hay también cascarilla y así fue”. Entre sus actividades está el haber dirigido más de 250 expediciones científicas.

Reconocido mundialmente
El investigador es además periodista científico, la sociedad Interamericana de Prensa le concedió el premio Reitemeyer  en 1966 por sus miles de artículos publicados en El Comercio, El Telégrafo y El Tiempo. Innumerables entidades científicas europeas y americanas lo han distinguido a lo largo de los años por sus contribuciones a la Botánica Médica, por su campaña realizada a favor de la “Protección de la Naturaleza y la Conservación de las Tierras en América Latina”, por sus obras de fitogeografía, historia, recursos naturales, etc. En 1986 recibió el accésit o pre reconocimiento como candidato al Premio de Ciencias “Albert Einstein” que otorga el Instituto Real de Tecnología de Estocolmo. “No pierdo las esperanzas de obtenerlo, dice optimista, Gabriela Mistral y Neruda esperaron años para el Nobel”.

Consultado por técnicos israelitas en materia de plantas de desierto, aclamado por la Universidad de Michigan donde fue becado para un postgrado en Recursos Naturales y Bosques. Sus colecciones botánicas, en especial la xiloteca (Colección de 22 mil fichas de maderas preparadas, con su correspondiente herbario forestal), es considerada como la mejor y más completa del mundo. Todas ellas reposan en museos y herbarios del mundo entero: Smithsonian Institute de Washington, Universidad de Michigan, Escuela Forestal de Yale, Museo Field de Chicago, Forest Products Laboratory de Madison, Museo Botánico de Berlín, Herbario de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, etc. “En el extranjero me han reconocido, musita compungido, pero aquí no he tenido apoyo, nadie entendía en qué consistía la anatomía de maderas. Fundé el departamento forestal del Ministerio  de Agricultura: ¡Imagínese! 22 mil fichas de colección de maderas desaparecieron cuando salí del ministerio. ¡Qué desgracia! Felizmente tuve el acierto de prepararlas en quintuplicado enviándolas a distintas universidades, si no lo hacía, yo asomaba como mentiroso. La envidia, el egoísmo, la desidia es lo que me impide que el Ecuatoriano brille en su tierra. Tuve un alumno en quien puse mi esperanza, pero como buen serrano pobre dejó la profesión para hacer dinero; no le sirvió de nada, al final murió joven y rico”.

El Gobierno Ecuatoriano le ha otorgado varias condecoraciones desde 1927, entre las que destacan la de Gran Oficial en 1951 y la de Comendador en 1982. Fue declarado Decano de los Naturalistas y Botánico Oficial por el Congreso Nacional en 1969. Hace poco se enteró por la prensa que había sido galardonado con el Premio Eugenio Espejo. Ninguna de las preseas nacionales le ha reportado un centavo.

Una familia singular
Misael Acosta Solís es también un hombre de carne y hueso, su primera esposa con quien tuvo dos hijos se divorció de él “porque no pudo sostener mi ritmo de vida; nunca he tomado vacaciones, yo era profesor universitario y vivía en la Universidad, no es como ahora que terminan de dar clases y se van”.

Confiesa que fue mal matemático y no se explica cómo, su primogénito, Wilson (PHD), resultó medio genio, reside en los Estados Unidos donde hace los cálculos físico matemáticos del satélite andino.

Cinco años vivió solo, hasta que se enamoró de los ojos camaleónicos de Beatriz, “cosa rara pero sus ojos son en la mañana verdes, pasado el mediodía violetas y a la tarde vuelven a su color original”.

Se casó con esos ojos y tiene tres hijos; Misael arquitecto, Luis Fernando ingeniero, Grace, que ha sido su mano derecha, está por doctorarse en Biología.

¿Y su esposa – le pregunto –, qué hace?. “Atender al loquito, darle de comer, ver que salga vestido”, responde socarronamente, mostrando las ventanas de su dentadura.

La familia ha sufrido un gran impacto, luego de vivir 26 años en un amplio piso de la calle Manabí por el que pagaban S/. 12.000 mensuales, se vio forzada a cambiarse a un pequeño departamento arrendado, en las laderas del Pichincha. En esa estrechez su fichero anda desperdigado debajo dela cama, en el velador, encima de anaqueles, en la cocina. Don Misael se quedó viviendo en la casa de la Manabí empacando y acarreando libros por cinco largos meses urgido por los demoledores del edificio. Su tesoro está por el momento en un galpón de su finca Equinoccial.

Todos los sábados viaja en transporte público a Ambato a cumplir con sus dos programas radiales. Dicta cursos en INERHI y escribe tres libros a la vez; su descanso es el cambio de actividad.

Al despedirnos el doctor le dijo a su familia: “No se olviden de darle la nueva dirección a la señora Albán”. “Pero papá, le dijeron a coro, tú estás viviendo aquí: desde hace una semana te mudaste de la Manabí”. “¡Caramba!, de veras, dice meneándose los cabellos, qué distraído soy, tienen que enseñarme a usar el bus de La Gasca.”

34 - "Acevedo Carlos"
Nacido en Guayaquil, estuvo en el pronunciamiento de los cuarteles en la noche del 9 de Octubre de 1820. Luchó en Ayacucho, pasando por las jornadas de Camino Real, primer Huachi, (22 de Noviembre de 1820), Tanizahua, Yahuachi, segundo Huachi, Riobamba y Pichincha. Murió con el grado de Coronel. Había casado en la matriz Guayaquileña, el 25 de Enero de 1823 con Josefa Avilés, de igual naturaleza.

35 - "Acevedo Alejandro"
En 1833 Alejandro Acevedo es cirujano de cuarta clase de la fragata de guerra Colombiana.

36 - "Acevedo García de"
Vecino fundador de Valladolid

37 - "Accogli Luis Monseñor"
Nacido en Andrano, Diócesis de Otranto, el 16 de Agosto de 1917, ordenado sacerdote el 6 de Marzo de 1943; elegido obispo para la iglesia titular de Treba el 19 de Octubre de 1967, cons. El 26 de noviembre de 1967, nombrado en el Ecuador el 29 de Septiembre de 1970; hoy pronuncio Apostólico en Bnagladesh y Delegado Apostólico para Birmania.


38 - "Abellán Manuel Francisco"

El ciudadano Manuel Francisco Abellán, natural y vecino de esta ciudad, de estado soltero; queda inscripto en este Libro de matrícula de Comerciante para ejercerlo por menor. Guayaquil a 18 de Noviembre de 1837.



39 - "Abellán Usubillaga Enrique"
Comandante de la compañía Avilés 4 de Noviembre de 1905 – 1906
Comandante Independencia 1906 – 1907
Comandante Luzarraga 1910 – 1911 – 1912 – 1913 – 1914 – 1915 – 1916
Comandante Diez de Agosto 1916
Comandante Ecuador 30 de Noviembre de  1916 – 1917 – 1918
Comandante Pichincha 1902
Jubilado con 20 años de Servicios

40 - "Abarca y Hurtado Ignacio de"
Don Ignacio de Abarca y Hurtado era bachiller en medicina, examinado y aprobado tanto por el Real Protomedicato de Lima como por el de Quito. Nos sentimos impulsados a creer que descendiente del otro Dr. Hurtado que practicó en Guayaquil en la segunda década del siglo XVII. El doctor Abarca y Hurtado practicó en Lima algún tiempo. Vino al puerto y presentó su documentación al cabildo en Febrero 1749. Aunque sus títulos se refieren tanto a medicina como a cirugía, se lo autorizó para ejercer lo último, callándose lo primero.

A Ignacio de Abarca y Hurtado se le dio licencia para su oficio de cirujano, pese a que presentó certificados de ser también médico. Más bien la revisión de sus documentos dio motivo a que se comentase que muchos curaban de medicina sin ser médicos o cirujanos.

41 - "Abad Tomás"
Colaborador del periódico “El Pensamiento Nacional” 1891, Cuenca.
Colaborador del periódico “La Voz del Azuay” 1889, Cuenca.
Colaborador del periódico “La Estrella del Azuay” 1890, Cuenca.

Colaborador de “Notas Oportunas” Cuenca, para el progreso contra el Sr. Gobernador. Carlos Ordoñez. 1873

El caso del Sr. Tomás Abad, es el de Jurisconsulto que “se pasa” a medicina, como decimos en lenguaje morlaco. En efecto, se dedicó al estudio de ella, después de haberse graduado de Abogado y con razón, pues era su materia predilecta la medicina legal, eslabón que une las inquietudes científicas de quienes teniendo habilidades de jurisconsulto nacen con vocación de médicos y viceversa. Escribió con ardor y con insistencia sobre la importancia y la necesidad de orientar mejor tal materia. Intervino en la candente polémica sobre el motivo de la muerte del Coronel Antonio Vega Muñoz, el héroe militar y auténtico caudillo de la Monarquía conservadora; y en tal caso, tuvo que ejercitar y demostrar como así lo hizo, sus buenos dotes de médico legista y de correcto escritor. Su empobrecidad vejez lo sobrellevó como ignoto médico de a bordo de un barco que viajaba de Panamá a Guayaquil y viceversa; para venir al fin a morir en sus propios lares, olvidado de casi todos, él que mucho contribuyó y se afanó en la fundación del Colegio y de la Universidad.

Nació en Cuenca en 1838
Doctor en Medicina
Profesor en el Colegio Nacional
Diputado por Azuay en 1890
Profesor de la Universidad del Azuay en 1890
Profesor del Colegio San Luis de Cuenca en 1901
Presidente de la Unión Católica Cuenca en 1897
Lcdo. en Jurisprudencia
Doctor en Jurisprudencia el 26 de Julio de 1898
Presidente del Consejo Cantonal
Director de la Biblioteca J.B. Vásquez
Falleció el 20 de Noviembre de 1916

42 - "Abad Manuel"
Presidente del Consejo C. de Cuenca 1847 – 1862

43 - "Abad Lizandro"
Presbítero
Canónigo Catedral de Cuenca 1872
Miembro del Concilio Provincial de Quito 1885
Profesor del Seminario de Cuenca 1896
Falleció en Enero de 1929

44 - "Abad Justo F."
Nació en Cuenca
Doctor en Medicina en 1895
Falleció el 1 de Noviembre de 1893

45 - "Abad José"
Sacerdote de la compañía de  Jesús
Profesor del colegio San Francisco Javier Ede
Cuenca – 1670

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada