"ALTUNA"


279 - "Altuna Fray Antonio"
En 1830 en el convento hubiese surgido un lego indio legítimo de Quito, “Fray Antonio Latuna”, genuino fenómeno en música sacra y de yapa, fundador de una escuela de música en la que de destacaron el Agustino Fr. , José Viteri y el lego seráfico Mariano Baca…Para colmo del arte, Altuna ganó en el duelo contra el pionero P. Mideros, el cargo de Maestre de Capilla de la Catedral de Quito que contó, desde entonces, con su organista metropolitano.

280 - "Altoaguirre León de"
En virtud del convenio suscrito entre Miguel Brown y la ciudad asaltaron a tierra en Guayaquil el día 8 de Febrero de 1816, a las once de la noche, el brigadier Mendiburu, el señor León de Altoaguirre, contador Mayor de Lima, el doctor José Antonio Navarrete, Fiscal en Lima, Manuel Elmes, maestre de la Consecuencia y casi 80 españoles más, apresados por los corsarios en diversas oportunidades. El comodoro Guillermo Brown y la marinería del Trinidad se encontraban a bordo de su nave desde el 17; los había conducido el balsero Fulgencio Tirso. Claro está, la tripulación corsaria no regresó completa, pues entre muertos, heridos y desertores; Brown perdió en Guayaquil como 50 hombres.

281 - "Altamirano Manuel"
Químico Farmacéutico – 20 de Octubre de 1943

282 - "Altamirano Juan"
Sacerdote
Párroco de San Andrés – Vicario de Píllaro – 22 de Agosto de 1957

283 - "Altamirano José Elías"
Profesor Sociedad Filantrópica – 1893 – 1894 – 1895
Director de la Escuela de Letras Rocafuerte en 1894
Director de la Escuela Municipal Puebloviejo en 1905
Director del Colegio Tomas Martinez en Guayaquil
Autor de varios textos escolares

284 - "Altamirano Emiliano"
Diputado por Tungurahua en 1914

285 - "Altamirano Efraín"
Nació en Ambato
Dr. En Jurisprudencia
Secretario del Colegio Bolívar en Ambato – 1930

286 - "Alsedo y Herrera Dionisio"
En 1879 el señor Don Pedro Carbo hizo reimprimir en Guayaquil el “Compendio Histórico de la Provincia, partidos, ciudades, astilleros, ríos y puerto de Guayaquil, en las costas del mar del sur por don Dionisio de Alsedo y Herrera; Presidente que fue de la Real Audiencia de Quito Gobernador y Capitán general de la provincias de su Distrito. Madrid, 1741” .- Esta obrita (de unas 100 páginas) tiene más bien un valor histórico que geográfico, y el plano que lo acompaña es un objeto de pura curiosidad.

287 - "Alprech M. Edith"
Químico Farmacéutico el 2 de Diciembre de 1948

288 - "Alprech de Egas Adriana"
Químico Farmacéutico el 7 de Diciembre de 1951

289 - "Aloran Bartolomé"
En 1757 Don Bartolomé de Aloran designado por el Rey “Postulador y apoderado de la venerable Sierva de Dios Mariana de Jesús” en Quito.

290 - "Alonso Rodrigo"
Mercader, vivo aún en el año de 1573, según el registro de Juan Bravo, Escribano Público

291 - "Alonso Antón"
El 12 de Junio de 1538 el Cabildo de Quito “recibió por barbero y cirujano para que sirva en esa dicha villa en el dicho oficio a Antón Alonso, barbero y se le señaló cien pesos de oro”, fuera de lo que le pagaría el vecindario.

292 - "Alonso María Cristina"
Farmacéutica

293 - "Alomia de Guerrero Pastora"
Falleció el 21 de mayo de 1919 – Escritora –

294 - "Alomia Jacinto"
Sacerdote en 1924 – 1950
Párroco en la parroquia Chaltura – Atuntaqui – 1957
Nació – 1924

295 - "Alomia Llori Antonio"
Nació en Esmeraldas el 13 de Junio de 1867
Secretario de la Dirección de Estudios de Pichincha en 1909
Profesor de Literatura del Colegio Sagrados Corazones Valparaíso en 1907
Tesorero Municipal Quilpue
Gobernador de Oriente en 1887
Falleció el 29 de Octubre de 1918

296 - "Alminate Juan Antonio"
Nació en San Salvador en 1869
Ecuatoriano por naturalización
Ayudante de la Biblioteca Municipal de Guayaquil en 1892
Director de la Biblioteca Municipal de Guayaquil 1902 – 1903
Miembro del club Nacional en 1902
Bibliotecario de la Asociación de Empleados en 1904
Director de Guayaquil Artístico en 1907
Miembro del número del Centro de Investigaciones Históricas de Guayaquil en 1930
Bibliotecario del Centro de Investigaciones Históricas 1930 – 1940

297 - "Alminate Delgado Juan Antonio"
Distinguido escritor, bibliotecólogo e historiador hispano – americano, nació en la Unión República de El Salvador, América Central, el 19 de Noviembre de 1869. Fueron sus padres el señor don Juan Ventura Alminate y la señora Leonor Delgado de Alminate, ambos de nacionalidad Chilena.

Siendo niño todavía, a la temprana edad de ocho años, en 1877, llegó el señor Alminate a playas ecuatorianas. En 1884, siendo Director el Dr. Arturo García, entró a formar parte del personal de empleados de la Biblioteca Municipal, en la que desempeñó diversos puestos hasta ascender al honroso y delicado cargo de Director (1903 - 1904), cargo que en un desprendimiento de generosidad lo cedió al ilustre poeta guayaquileño señor don Numa Pompilio Llona, continuando él su hogar, en la que laboró constantemente día y noche y días feriados, durante 46 años consecutivos, de 1884 a 1930, pero seguía visitando a su Biblioteca que era su Alma Mater, lo mismo que visitaba también a la Biblioteca Rolando.

En 1900 obtuvo del Gobierno carta de naturalización ecuatoriana. En 1910, después de constantes estudios, adoptó el Sistema Decimal de Melvil Dewey, para la clasificación y catalogación de la Biblioteca Municipal de Guayaquil, por lo que consagró como el primer bibliotecario del Ecuador, al empaparse en la materia y hacer constante propaganda para la implantación de este Sistema en todas la bibliotecas de la República. Como las versiones tenía que hacerlas directamente del original inglés, tuvo que hacer estudios previos especiales de este idioma, con el profesor y noble Patricio Guayaquileño señor don Alberto Reina Guzmán.

Fue uno de los asiduos colaboradores del distinguido historiador y Director de la Biblioteca Municipal de Guayaquil, señor don Camilo Destruge Illingworth, con quien dirigía el “Boletín de la Biblioteca Municipal de Guayaquil” y el periódico municipal “El nueve de Octubre ”, en los que se publicaban valiosos trabajos sobre historia y bibliotecología.

Fue además, director y redactor de la revista “Guayaquil Artístico”, y redactor de los diarios “El Tiempo”, “El Telégrafo” y otros. Fue también autor de un Índice de Ley del Ecuador y de varios trabajos de historia y política; de “Reglas para el estudio metódico del Sistema Decimal”, etc.
Después de haber disfrutado 19 años de jubilación 1930 – 1949 el señor Alminate fallece en la ciudad de Guayaquil el 5 de Junio de 1949.

298 - "Alomia Juan Francisco"
En la noche del 25 de Julio de 1867, tocaron a rebato en el campanario de Santo Domingo, y despertó el vecindario sorprendido, el que luego se atumultuó en la plaza de tal nombre. Dos sacerdotes Dominicanos llamados Alomia y Aristizábal, aparecieron, de improviso, en lo alto de la cornisa, sobre la fachada del templo y alternativamente predicaron, excitando, conmoviendo, exacerbando, a los oyentes,  con la narrativa de los abusos de los reformistas Italianos. Refirieron, por fin, que los frailes Ecuatorianos habían sido despojados de su Convento, por orden del Delegado de la Santa Sede, llamado Tavani; y acto continuo, la multitud penetró al convento, en pos de los detentadores, quienes ya habían huido. Al nuncio, en persona, le insultó el pueblo indignado; y luego descendió a la recoleta, tomó en hombros el menaje de los frailes Ecuatorianos y volvió con él al convento principal. De presidente estaba ya el Sr. Carrión, las autoridades dominaron, con facilidad, el motín, y los sacerdotes nacionales quedaron sometidos. Entre estos sacerdotes, fue víctima expiatoria el Padre Juan Francisco Alomia , Joven Ibarreño, de familia expectable, ilustrado, digno, inteligente y bondadoso. Mirábanle los reformadores con inquina, precisamente por sus méritos. El 25 de Julio del año siguiente, este fraile fue a casa del nuncio, a suplicarle revocara el nombramiento de visitador in cápite supra priorem, del conventillo de Ibarra, hecho en la persona del suplicante, porque el clima de Ibarra le enfermaba. Negó el Delegado y añadió que su ánimo era obligarle a salir fuera de la capital. Desígnele al conventillo de Cuenca, a donde debía partir  dentro de tres días. Después de hablar con el Arzobispo, regresaba el padre castigado a su convento, resuelto a obedecer la orden del nuncio; pero en la calle se atumultuó la gente, informada de que el padre iba a salir desterrado, y el llevaron en brazos a su celda, con lágrimas y otras manifestaciones de dolor. Acto continuo se presentó fuerza Armada atropelló a varios frailes nacionales, aun les abofeteó y les arrestó, con furia, a la prisión. Pudo escapar el padre Alomia; y por la noche se dirigió a la legación Peruana, en solicitud de asilo el Sr. José Manuel Suárez, encargado de Negocios del Perú, informó lo conveniente acerca del asilo, al Ministro de Relaciones Exteriores, quien opinó debía partir el religioso, no ya  a Cuenca, según última disposición de Tavani si no a Ibarra, no de visitador, si no de simple conventual. Al mismo tiempo, el perseguido había enviado otro oficio al nuncio, repitiéndole obedecería  su mandato; y diciéndole que si se había refugiado, tan sólo tenía por causa de seguridad de su persona, vista la violencia con que la fuerza armada había apresado algunos frailes, y dejados a otros, con centinela de vista, en sus celdas. Se comprobó más tarde que la fuerza armada había sido solicitada por el delegado Apostólico. El Sr. Suárez acompañó al Padre Alomia hasta el ejido de Iñaquito, en su viaje a la provincia de Imbabura. Días después. En Agosto de 1.868, dirigió dicho padre una nota severa al nuncio.

299 - "Alomia de Guerrero Pastora"
Nació en una de las haciendas de la actual Provincia de Carchi, a fines del primer tercio de siglo pasado XIX, época en la cual Carchi e Imbabura formaban una sola provincia. Fue su padre del Dr. Manuel Alomia y Requejo, uno de los mejores catedráticos de entonces y uno de los hombres más decididos por la cultura de las letras. Merced a ello pudo la señora Alomia ensayar su numen poético, cuando aún no cumplía quince años, componiendo el poemita “Un Matrimonio” casada después con el señor Tomás Guerrero y Benavides, la señora Alomia pudo continuar en su labor intelectual, eficazmente apoyada por su esposo, en cuyo hogar se daba cita lo más selecto y culto de la sociedad Ibarreña. En el prestigioso hebdomadario Ibarreño “El Clarín” se publicaron algunas de sus numerosas composiciones poéticas, la mayoría de las cuales son de carácter religioso, dado el acendrado sentimiento católico que dominaba entonces el ambiente provinciano. “Un Recuerdo Pasto” es un poema bastante extenso, publicado en 1883. En “Desahogos y Recuerdos”, publicado en 1894, llora la muerte de su esposo y de sus tres hijas.

300 - "Alminate Juan Antonio"
Catálogo de la Biblioteca del Club Metropolitano, según la clasificación Decimal de Melvil Dewey, con las reformas introducidas por el Instituto Internacional de Bibliografía, – Guayaquil, 28 x 17,5 – Obras duplicadas I página. Índice I página. 104 páginas. Escritura a máquina. Folio.

Biblioteconomista nacional con más de cuarenta años de experiencia en la Biblioteca Municipal de Guayaquil, de la que fue director durante algunos años, renunciando en homenaje a Numa Pompilio Llona. Director de la revista “Guayaquil Artístico”.

Catálogo decimal de la Biblioteca del Club la Unión 1933
Cartilla de clasificación bibliográfica decimal 1935
Catálogo de la Biblioteca del Club Metropolitano 1937
Catálogo de la Biblioteca del Club de la Unión 1937
Catálogo decimal de la biblioteca de Autores Nacionales Carlos A. Rolando Guayaquil 1937

301 - "Almerinas Holguín Martín"
“Información fecha de oficio conforme a la nueva orden de Su Majestad de los méritos y servicios que ha hecho el gobernador Martín de Almerinas Holguín va ante Su Majestad y señores de su Real Consejo de las Indias” (1566 - 1609), 682 págs. (AGI, Patrono, 124, 9).

302 - "Almendaris María"
La ciudadana María Almendaris, natural y vecina de esta ciudad, de estado soltera; queda inscripta en este Libro de matrícula de comerciante para ejercerlo por menor. Guayaquil a 17 de Agosto de 1837.

303 - "Almendares Mercedes"
La ciudadana Mercedes Almendares, vecina de esta Ciudad, de estado soltera; queda inscripto en este libro de matrícula de Comerciante para ejercerlo por menor. Guayaquil a 16 de Agosto de 1837.

304 - "Almendares Diego de"
Alférez.- Fundador de la nueva Villa de Ambato en el asiento de los Indios Quisapincha, después del terreno del Jueves 20 de Junio de 1698.

305 - "Almeida Urrutia Gonzalo"
QUITO.- En estos días han menudeado las entrevistas a don Gonzalo Almeida Urrutia, intelectual nobilísimo, periodista valiente y, a veces, cruel, pero certero; embajador digno de la Patria; funcionario capaz y leal.

En tales entrevistas se puede adivinar una gran corriente de simpatía y una muestra de afecto, sentimientos que afloran en cuantos lo conocen y, más aún, en quienes gozan los dones generosos de su amistad y, aún, de quienes no le han sido afectados. Más, ¡oh dolor!, los entrevistadores se quedan comentando, casi siempre, un solo aspecto de su admirable personalidad múltiple y varia, llena de cimas y simas de intensidad soberana, original, casi ilimitada. Se quedan tales entrevistas en la piel, la apariencia, la manifestación festiva, ágil, llena de ingenio, de fino, palpable e impalpable humorismo o bien de su capacidad de animar las reuniones, de hacer gratas las horas de amistad. El, Gonzalo Almeida, temió siempre que aquello se produjera al tratar la personalidad del “Chulla Quiteño”, con el cual tantas veces se identificó para ennoblecer al personaje, para hacerlo permanentemente, para ponerle alma e inteligencia. Al hablar del “porque” de su novela “SOBRE EL ÁRBOL ABATIDO”, dice:

“Siempre pensé que el “Chulla Quiteño”, como fenómeno social había sido tratado en nuestra literatura, de manera harto superficial, destacando de su personalidad apenas al aspecto picaresco y anecdótico, como la de una horterilla con más inescrupuloso que ingenio, sin profundizar en sus virtualidades protagónicas del acontecer colectivo”.

No tuve la suerte de contarme en el grupo de sus amigos. Si, en cambio, en el de sus admiradores, reclamando quizá el primer sitio en ese grato sentimiento del alma.

Lo admiro como periodista. Él era y será para siempre “el doctor Guillotín”. Terrible en su ironía, devastador en su verdad, cruel en su piedad, grande en su humorismo. Palabra de cauterio. Mirada penetrante que jamás se queda en lo periférico, que usa la luz para esclarecer, el ingenio para entender y hacer entender, la verdad para enmendar, la inteligencia para convivir.

Lo admiré como embajador del Ecuador en México, Argentina y Perú. Su increíble personalidad vestía de etiqueta, seriedad noble y exquisita, para tratar los asuntos encargados a su versación y amplia y envidiable cultura, experta en cuanto se proponía e intentaba.

Lo admiro como novelista, pues edificó su obra con la paciencia finura del arquitecto y el artista y modeló la materia prima de su obra en el conocimiento del ser humano, del ser humano íntegro y completo que late en todos sus actos. Y supo vengar, con su inteligencia, lo que fue necesario vengar para no quedar con una deuda consigo mismo, mucho menos con los demás.
Lo admiro por su capacidad de conversar, de descubrir dónde está la esencia de las cosas, lo bueno de los lugares, lo gustoso de los manjares, lo audible de la música, lo hermoso y humano del paisaje, del alma, de la vida. Su casa se eleva como una ciudadela, un vigía, un protector sobre el Valle de los Chillos y en ella tiene un hogar y un refugio merecido.

Don Gonzalo Almeida Urrutia es mucho más de los que él mismo pretendió y quiso ser. He querido entrevistarlo, don Gonzalo, en mi propio corazón.

306 - "Almeida Manuel"
Del ya legendario padre Almeida, el de las salidas nocturnas del convento hacia turbias aventuras, haciendo de una talla del crucificado escalera, y a quien Cristo preguntara “¿Hasta cuándo padre Almeida?”, recibiendo por respuesta del fraile, entre cínico y gracioso; “Hasta la vuelta, Cristo mío”, se conserva una décima. Para cuando la compuso, ya fray Manuel Almeida – que este es el nombre del famoso personaje – , recoleto de San Diego y Visitador de Provincia a finales del XVII, debe haberse convertido de sus andanzas de mocedad. Porque esa décima devota dice así:

 “A vos se deben, señor, por vuestro infinito ser, Todo amor, todo querer, toda alabanza y honor. Oh, sí se hallara mi amor en tan encumbrada esfera, que, sí que nada quisiera y sin que nada esperara, a Vos, por Vos, os amara, a Vos, por Vos, os temera”.

El P. Fray Manuel Almeida nació en 1646; entró en el noviciado de los franciscanos a os diecisiete años y profesó en 1664. De sus tan traídas escapadas nocturnas apenas hay constancia histórica; hay, en cambio, tradición sólida y constante de su fama de santidad , con la que se obró un proceso mitigador, (Y acaso la operación  mitigadora de esa santidad penitente exigía, por necesidades épicas, para que se diese la serie pecados, conversión, penitencia, santidad, la otra parte del mito, la del tránsfuga sensual e inescrupuloso), La fama de santidad de fray Manuel se vinculó a un lugar, como escenario de sus excesos penitentes: el sitio  Llamado “Miraflores”, extramuro de la Recolección de San Diego, hacia la cantera del Pichincha. Nuestro personaje escribió, además de la décima ya dicha, un “Viacrucis” y un “Novenario del Niño”

307 - "Almenara Juan de"
Negociante capitalista, vecino, marido de Inés de Vera

308 - "Almeida Darío"
El Jr. Darío Almeida, procurador Síndico del Consejo Provincial de Imbabura, e individuo del partido liberal, en 1866 acusó el poder ejecutivo ante el congreso, y el congreso acogió la acusación, con los más ruidosos aspavientos.

309 - "Almeida Roberto"
Teniente Coronel
Comandante Militar de Machala y Santa Rosa en 1880
Jefe Civil y Militar de Machala 1878

310 - "Almeida Ramón"
Gobernador de Bolívar en 1904
Jefe Político de Guaranda en 1908
Gobernador de Manabí en 1910

311 - "Almeida Suarez Rafael"
Redactor de El Educacionista de Portoviejo
Intendente de Policía de Manabí en 1899
Secretario de la Gobernación de Manabí 1899
Teniente Coronel el 15 de Octubre de 1900
Gobernador de Imbabura 1903
Teniente Coronel el 11 de Octubre de 1903
Jefe de Brigada Artillería Sucre 1903 – 1904 – 1905
Gobernador de los Ríos  1912 – 1913 – 1914 – 1915
Coronel 3 de Octubre de 1914
Jefe de la 1° Zona – 1914
Jefe de la 2° Zona – 1917 – 1922
Jefe de la 3° Zona – 1919
Jefe de la 4° Zona – 1919
General de la República el 16 de Septiembre de 1916
Jefe de Estado Mayor General 1916 – 1920 – 1921 – 1922 – 1923 – 1924
Presidente del Círculo Militar – 1921
Condecorado en la Cruz de Boyacá 1922
Director de la Revista Militar Quito 1922
Jefe de la 5° Zona Militar – 1925

312 - "Almeida Borja Rafael"
Licenciado en Jurisprudencia el 27 de Octubre 1922
Doctor Jurisprudencia el 16 de mayo de 1927

313 - "Almeida Pablo"
Nació el 2 de Agosto de 1905
Sacerdote  OFM el 27 de Julio de 1930

314 - "Almeida Manuel María"
Doctor en Medicina
Profesor Universidad Central – 1895 – 1897 – 1898 – 1901
Diputado por Imbabura 1900 – 1901
Diputado por Pichincha 1902 – 1903
Miembro del Concejo Cantonal de Quito 1902

315 - "Almeida Manuel José"
Presbítero
Cura de El Angel – 1840
Cura de Pintac – 1846

316 - "Almeida Benites Manuel"
Sub diacono
Diacono
Presbítero
Cura de Otavalo – 1898
Vicario de San Luis Otavalo en 1898
Cura de San Pablo 1915 en Imbabura

317 - "Almeida Luis A."
Nació en 1904
Sacerdote en 1930

318 - "Almeida Lucindo"
Licenciado en Medicina – 1895
Doctor en Medicina – 1895

319 - "Almeida José Vicente"
Nació en Portoviejo el 27 de Octubre de 1889

320 - "Almeida José Rafael"
Presidente de Concejo Cantonal de Ibarra en 1906
Médico y Cirujano
Director de Estudios de Imbabura en 1902
Jefe Político de Ibarra en 1903
Cirujano del Batallón Constitución en 1913

321 - "Almeida José María"
Comandante Militar en Jambelí – 1868
Teniente Coronel – 1871
Comandante Militar en Loja – 1871 – 1894
Comandante de Armas de los Ríos – 1875
Secretario de la Comandancia de Armas del Azuay – 1880
Comandante General de la División de Vanguardia – 1883
Coronel Ecuatoriano el 29 de enero de 1884
General de Colombia – 1883
Comandante General del Guayas – 1886
Jefe de Operaciones en Daule – Vinces – 1886
Comandante de Armas Manabí – 1886 – 1887 – 1890
Gobernador de Esmeraldas 1884 – 1888
Falleció el 10 de Febrero de 1911

322 - "Almeida José Manuel"
Teniente Coronel Graduado
Jefe en Sección del Ministerio de Guerra – 1880

323 - "Almeida J."
Profesor del Colegio Seminario Mayor de Quito en 1890

324 - "Almeida Francisco"
Gobernador de Esmeraldas – 1889

325 - "Almeida Francisco"
Coronel don Francisco Almeida, al mando del Escuadrón: “Húsares de Fernando Séptimo”, en la Batalla del Pichincha.

326 - "Almeida Francisco"
Nació en Ibarra
Sub diacono
Diacono
Presbítero
Falleció en Enero de 1894

327 - "Almeida Ezequiel"
Profesor de la Universidad del Azuay en 1894

328 - "Almeida Enrique D."
Sacerdote de la Orden de Predicadores
Vocal del Consejo Arquidiocesano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada